¿Las enfermedades cardiovasculares tienen impacto sobre los pacientes hospitalizados con COVID-19?

¿Las Enfermedades Cardiovasculares (ECV) tienen impacto sobre los pacientes hospitalizados con covid-19?

RECOLECCIÓN: BETSY YOEHLEE MARCILLO PAUTA
REDACCIÓN:
RAFAELA VAYAS TOBAR, MD. 
EDICIÓN: JOSÉ EUDARDO LEÓN-ROJAS, MD. MSc.
APROBACIÓN:
IVÁN AYABACA POVEA, MD. Esp. – MEDICINA INTERNA

Department of Gastroenterology, Renmin Hospital of Wuhan University, Wuhan, Hubei, China

27 de abril del 2020

  • Estudio realizado en un solo centro que no incluye a pacientes con enfermedad leve por COVID-19.

  • No hubo una recolección o análisis de información más detallada como medicamentos, hábito tabáquico o falla cardíaca previa. De igual manera, las complicaciones durante la hospitalización no fueron valoradas.

  • De las enfermedades incluidas, la mayor representación pertenecía a la Hipertensión Arterial y Enfermedad Arterial Coronaria, mientras que la enfermedad cerebrovascular representaba solo 8 de los 144 casos. Esto afecta la generalización de los hallazgos a todo tipo de Enfermedad Cardiovascular y los resultados deberían ser interpretados con cautela.

Los autores del estudio reportan que existe una asociación importante entre la presencia de ECV y el cuadro clínico de la COVID19, en especial con el grado de severidad de este. Es importante para el médico el conocer los factores que pueden asociarse con el empeoramiento clínico o pronóstico de su paciente.

El estudio nos demuestra que hay asociación entre pacientes con enfermedad cardiovascular y la severidad de la enfermedad por COVID-19 al igual que mayor mortalidad. Sin embargo, las enfermedades más representadas son la hipertensión arterial y la enfermedad arteriales coronaria por lo que el generalizar los resultados del presente estudio al gran grupo que es la ECV no es recomendable. Adicionalmente, los autores reportan un OR estadísticamente significativo al comparar dentro del Grupo de ECV a pacientes Críticos Vs. No Críticos (ordinario y severo), pero la significancia desaparece al comparar los pacientes Ordinarios Vs. Severos/Críticos, lo que pueden indicar la presencia de un factor confundidor que no has sido reportado por los autores y que puede afectar la interpretación de este estudio. El Grupo COVID19EC sugiere que el médico debe prestar especial atención a los pacientes con comorbilidades cardiovasculares por la posibilidad de empeoramiento de su condición o empeoramiento de la propia infección por SARS-CoV-2

Estudio de cohorte. Se obtuvieron datos de los pacientes diagnosticados con COVID19 confirmado por laboratorio con RT-PCR, del 11 de enero al 6 de febrero del 2020 en la ciudad de Wuhan, en China. Se recopiló 541 pacientes con COVID-19, de los cuales 144 tenían historia de enfermedad cardiovascular y 397 no la tenían. Se les hizo seguimiento a los pacientes hasta el 9 de marzo del 2020. Los criterios de inclusión fueron, pacientes hospitalizados y diagnosticados con COVID-19 en el Hospital Renmin de la Universidad de Wuhan del 11 de enero al 6 de febrero de 2020.Los criterios de exclusión fueron, pacientes con diagnóstico incierto o información incompleta y pacientes hospitalizados con COVID-19 y síntomas leves.

Se dividió a toda esta población con COVID19, en un grupo con enfermedad cardiovascular y otro sin enfermedad cardiovascular. A todos estos pacientes también se los subdividió en los subgrupos ordinarios, severos y críticos caracterizados de la siguiente manera:

  • Ordinario: los pacientes tienen síntomas inespecíficos como fiebre, tos, dolor de garganta o malestar general, con características de imagen de neumonía y sin signos de neumonía grave

  • Severo: los pacientes tienen uno de los siguientes, dificultad respiratoria, con frecuencia respiratoria superior a 30 veces por minuto, saturación de oxígeno <93% en reposo y progreso de las lesiones en la imagen de más del 50% en 24 -48 horas

  • Crítico: los pacientes tienen uno de los siguientes, insuficiencia respiratoria o requerimiento de ventilación mecánica, estado de shock y otra falla orgánica que requiere tratamiento en una unidad de cuidados intensivos.

Los pacientes con enfermedad cardiovascular incluían a pacientes con hipertensión arterial, arritmia cardiaca, enfermedad cerebrovascular, enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca, derrame pericárdico o más de 2 de estas.

La información fue obtenida de la historia clínica electrónica de los pacientes. Se incluyó todos los datos demográficos, historia familiar, comorbilidades, exámenes de laboratorio, exámenes de imagen, tratamiento recibido y la severidad de la enfermedad. Los exámenes de laboratorio incluían hemograma, proteína c reactiva, albumina, ALT, AST, creatinina y lactato deshidrogenasa.

Con todos estos datos se determinó si había asociación de ECV con la severidad y mortalidad de infección por COVID-19.

Número: 541 pacientes con COVID-19, 33.6% clasificados como ordinarios, 52.5% como severo y 13.9% como crítico

Grupos: 144, (22,6%) tenían historia de enfermedad cardiovascular y 397 no la tenían.

Pérdida en el seguimiento: 53 pacientes (9.8%) fallecieron previo a su fecha programada de seguimiento.

Del 11 de enero hasta el 9 de marzo del 2020.

Se encontró que el grupo con enfermedad cardiovascular presentaba mayor alteración en los exámenes de laboratorio:

  • Elevación de leucocitos, proteína c reactiva, creatinina y LDH era más prevalente en este grupo (p <0.05)

  • Disminución de linfocitos, hemoglobina y albumina (<0.05).

  • Adicionalmente, la mortalidad en el grupo ECV fue mayor 22.2% vs. 9.8% mortalidad general del grupo de estudio. En aquellos pacientes con 2 o más ECV la mortalidad fue del 42.5%.

  • La cantidad de pacientes críticos fue mayor en el grupo ECV (27.8%) vs 8.8% en el grupo sin ECV.

Se determinó que los pacientes con ECV (OR: 2.735, 95% IC 1.061 – 5.003, P=0.001), ALT elevado (OR: 1.783, 95% CI 1.061- 3.128, p=0.044), creatinina elevada (OR: 2.656, 95% CI 1.355- 5.203, p=0.004), albúmina disminuida (OR: 2.891, 95% CI 1.228- 6.803, p=0.015),  se asociaron a una condición crítica por infección de COVID-19.

Se determinó que la hipertensión está asociada con enfermedad crítica (OR: 2.051, 95% CI 1.104-3.808, p=0.023). Mientras que la enfermedad arterial coronaria (OR: 1.784, 95% IC 0.766-4.153, P=0.180), arritmias (OR 1.955, 95% IC 0.467-8.174, p=0.359), enfermedad cerebrovascular (OR 0.786, 95% IC 0.121-5.118, p=0.801) no presentaron diferencia entre el grupo de pacientes críticos y no críticos (ordinarios y severos juntos).

Al comparar los grupos ordinario vs severo/crítico se observó que la edad (OR: 1.042,95% CI 1.027-1.057, p<0.001), AST elevado (OR: 1.716, 95% CI 1.063-2.769, p=0.027) y disminución de la hemoglobina (OR: 1.833, 95% CI 1.166-2.882, p=0.009) se asociaban a enfermedad severa y crítica por COVID19.

 

Resultado principal: Encontrar la asociación entre la presencia de ECV y la evolución clínica de los pacientes COVID19 hospitalizados.

Resultados secundarios: Reportar los hallazgos de laboratorio y demográficos encontrados en pacientes con ECV y sin ECV.

Pruebas estadísticas utilizadas: Regresión logística multivariante, Chi-cuadrado o test exacto de Fisher. Software estadístico SPSS V.23.

Ocultar contenido
¿Quieres saber cómo se encontró este artículo?

Revisa el Protocolo Metodológico de COVID19EC que se encuentra en la página principal 

Comparte la Píldora de Información