Evaluación de pruebas rápidas de IgM e IgG para COVID-19; una herramienta eficiente para valorar exposición pasada a SARS-CoV-2

¿La prueba rápida de IgM e IgG generada por Zhejiang Orient Gene Biotech Co Ltd, Huzhou, Zhejiang, China, es una herramienta eficiente para la detección de la infección por SARS-CoV2?

RECOLECCIÓN: PAULA VÁSCONEZ
REDACCIÓN:
GABRIELA PELÁEZ, MD. 
EDICIÓN: JOSÉ EDUARDO LEÓN-ROJAS, MD. M.SC.
APROBACIÓN:
DIANA GARCÍA-RAMÓN, PHD. – BIOLOGÍA FUNDAMENTAL Y DE SISTEMAS; VICTOR SECO-HIDALGO, PHD. – BIOLOGÍA FUNDAMENTAL Y DE SISTEMAS

Journal of Infection Ecology & Epidemiology.

https://www.tandfonline.com/toc/ziee20/10/1?nav=tocList

Department of Medical Biochemistry and Microbiology, Zoonosis Science Center (ZSC), Uppsala University, Uppsala, Sweden.

14 abril 2020

La principal limitación a la valoración de la eficiencia de la prueba rápida de anticuerpos es el número escaso de pacientes con diagnóstico positivo por RT-PCR incluidos en el estudio (n=29), además de que solo se tomó suero de pacientes sintomáticos. Al realizarse el estudio en una población tan pequeña y tomando sólo como casos aquellos con sintomatología relacionada con la infección por SARS-CoV2, existe el riesgo de incrementar de forma falsa los valores predictivos positivos y negativos (ya que estos dependen de la prevalencia de la enfermedad en la población de estudio), además se podría afectar la sensibilidad y especificidad de la prueba al no tomarse en cuenta aquellos casos asintomáticos para la verificación de la eficiencia de las pruebas rápidas.

El artículo propone que se usen las pruebas rápidas de detección de anticuerpos para confirmar exposición pasada a SARS-CoV2, basándose de forma más confiable en los resultados asociados a IgG’s (sensibilidad 93.1%; Especificidad 92.2%) que se incrementan después de las primeras semanas de la infección. Las pruebas rápidas en general son accesibles, fáciles de manejar y reproducir, lo que genera datos a largo plazo, tales como la duración de la presencia de anticuerpos detectables en suero, expansión de la infección a nivel poblacional, identificación de poblaciones en riesgo, condición inmunológica del personal de salud, entre otras.

El estudio valora la eficiencia de las pruebas serológicas rápidas para la detección de IgM e IgG para SARS-CoV2, fabricadas por una empresa China. Pese a que la técnica ELISA es la prueba serológica más confiable, los resultados de este trabajo demuestran que la sensibilidad, especificidad y valores predictivos de las pruebas de detección rápida de anticuerpos son adecuados para el diagnóstico de exposición PASADA a SARS-CoV2 permitiendo la obtención de resultados en un menor tiempo y a un menor costo. Es importante recordar que la positividad serológica – al momento – no genera criterio diagnóstico ni de evolución temporal de la infección, dado que no se tienen datos acerca de la cinética de las inmunoglobulinas, su cambio de una clase a otra (en aquellos casos positivos se identificó que ambas inmunoglobulinas eran positivas al mismo tiempo, no se identificaron casos de IgG positiva aislada con IgM negativa relacionadas con SARS-CoV2, sólo uno de los controles generó una prueba positiva de IgG con prueba de IgM negativa, lo que podría explicarse como una reacción cruzada con otro coronavirus en el pasado) y la duración o nivel de protección que estos ofrecen. Adicionalmente, la seroconversión desde el inicio de los síntomas hasta la generación de anticuerpos detectables toma un tiempo promedio de 7 a 14 días, dejando a aquellos pacientes asintomáticos o en período de incubación fuera de la capacidad diagnóstica de la prueba, representando un riesgo de foco infeccioso para el resto de la población. Se deben considerar estas pruebas en un contexto epidemiológico, para la generación de datos que permitan continuar estudiando el comportamiento de la infección y de su impacto a nivel inmunológico personal y a nivel poblacional. El Estándar de Oro para el diagnóstico de infección por SARS-CoV-2 sigue siendo la prueba mediante RT-PCR, con máxima sensibilidad cuando el paciente se encuentra en etapa activa de la infección (con o sin síntomas).

Este es un estudio transversal, con controles retrospectivos.

Se tomó el suero de 29 pacientes con diagnóstico confirmado de COVID-19 por RT-PCR (con enfermedad activa o convalecientes), además del suero de 24 voluntarios sanos (sin historia previa conocida de COVID-19). Como controles negativos se tomaron 80 muestras de adultos sanos (donantes voluntarios de sangre) y 20 muestras de suero de niños de 6 a 12 meses recolectadas previamente (2018) del Banco de muestras biológicas del Hospital Académico de Uppsala, cumpliendo con las directrices éticas locales y el criterio de usar las muestras para fines similares a los usados durante la recolección inicial, especificado en el consentimiento informado. Los análisis se realizaron de forma anónima y todas las muestras provenían de individuos distintos.

Para la valoración de la eficiencia de las pruebas se siguieron las directrices de uso de los cassettes serológicos, siguiendo la ventana temporal para su lectura correcta. Los pacientes que dieron positivo a la prueba de RT-PCR se dividieron en dos grupos dependiendo del momento de inicio de los síntomas hasta la toma de muestras (9 a 17 días el un grupo, y de 18 a 29 días el segundo grupo), evidenciando que en el primer grupo 7 de 10 pacientes (70%) y 13 de 19 pacientes del segundo grupo (68%), dieron como resultado IgM positivo. Para la IgG, 9 de 10 pacientes (90%) dieron positivo en el primer grupo, y 18 de 19 pacientes (94.7%) fueron positivos en el segundo grupo. No se evidenciaron diferencias estadísticamente significativas entre los dos grupos, ni en los resultados de IgM e IgG, y todos aquellos pacientes positivos para IgM fueron positivos para IgG. Ninguno de los sueros provenientes de donantes de sangre arrojó resultados positivos a IgM, pero 1 de las 80 muestras evidenció IgG positiva (reconfirmada, (1.25%, IC 95% (0.03-6.11%), no estadísticamente significativo), lo que se tomó como falso positivo asociado a una probable reacción cruzada por una infección pasada por un coronavirus distinto.

Número: 153 (29 confirmados positivos con RT-PCR, 24 voluntarios sanos sin historia conocida de COVID-19, 80 controles de donantes de sangre sanos y 20 muestras de suero de niños de 6-12 meses (total de controles: 124)). Por favor refiérase a la sección de tablas y gráficos donde encontrará la tabla del estudio reproducida con el permiso de sus autores.

Grupos: 2 (Casos y Controles)

Pérdida en el seguimiento: Ninguno

Pruebas de detección rápida para anticuerpos IgM e IgG para SARS-CoV2:

  • Sensibilidad y Especificidad IgM: 69% y 100% respectivamente

  • Sensibilidad y Especificidad IgG: 93.1% y 99.2% respectivamente

  • Valor Predictivo Positivo y Negativo IgM: 100% y 93.2% respectivamente

  • Valor Predictivo Positivo y Negativo IgG: 96.4% y 98.4% respectivamente.

La prueba de detección rápida para IgG sólo generó 1 falso positivo de los 124 controles (1 de los 80 voluntarios sanos, 1.25% IC95% 0.03-6.77%, no estadísticamente significativo)

Resultado principal: Las pruebas rápidas de detección de anticuerpos demostraron sensibilidad y especificidad aceptable para el diagnóstico de exposición pasada a SARS-CoV2. Los valores predictivos positivos y negativos fueron altos, pero es importante mencionar que fueron considerados como casos sólo aquellos con criterios clínicos asociados a COVID-19 por lo que la prevalencia de la muestra está incrementada. Cabe recordar que los valores predictivos se modifican según cambios en la prevalencia.

Este estudio ayuda a concluir que las pruebas rápidas valoradas presentan parámetros estadísticos prometedores, sin embargo, al momento no se dispone de la evidencia suficiente para su uso generalizado en el diagnóstico de infección activa por SARS-CoV2 debido al reducido número de pacientes confirmados incluidos, la ausencia de portadores asintomáticos en la valoración y el desconocimiento actual de la variación temporal en la inmunología asociada con el virus. De esta manera, se propone que las pruebas rápidas sean destinadas a fines epidemiológicos y para la toma de decisiones por parte de los organismos de control, pero no como herramienta diagnóstica para la infección aguda por coronavirus.

Resultados secundarios: Detección de probable reactividad cruzada con otros coronavirus, evidenciado por un resultado falso positivo confirmado en una segunda prueba, no estadísticamente significativo.

Pruebas estadísticas utilizadas: Sensibilidad, especificidad, valores predictivos negativos y positivos.

Hoffman T, Nissen K, Krambrich J, Rönnberg B, Akaberi D, Esmaeilzadeh M, et al. Evaluation of a COVID-19 IgM and IgG rapid test; an efficient tool for assessment of past exposure to SARS-CoV-2. Infect Ecol Epidemiol [Internet]. 2020 Jan 1 [cited 2020 May 16];10(1):1754538. Available from: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/20008686.2020.1754538

¿Quieres saber cómo se encontró este artículo?

Revisa el Protocolo Metodológico de COVID19EC que se encuentra en la página principal 

Comparte la Píldora de Información